El Ejército se negó a ayudar a Edgar Andrés Vargas: padre del normalista Print

Édgar Andrés Vargas, a quien el ejército le negó la ayuda.

El portal Revolución 3.0 publicó dos fotografías de algunos normalistas en la clínica Cristina de Iguala, Guerrero, tomadas la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014, fecha en que ocurrió la masacre y posterior secuestro de 43 estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa.

Las fotografías, de acuerdo con el portal, fueron tomadas por elementos del Ejército Mexicano como parte de la bitácora que elaboran de cada misión a la que asisten, comprobándose que aquella fatídica noche los militares sí tuvieron contacto con los estudiantes atacados, versión que ha sido negada por las “instituciones” oficiales en poder, claro, de los perpetradores de ese crimen.

Una de las imágenes muestra a Édgar Andrés Vargas, el normalista que sobrevivió a un balazo en la cara por lo que aparece chorreando sangre.

Édgar Andrés Vargas, de 19 años, de edad, indígena huave originario de Juchitan Guerrero que cursa el tercer año de sus estudios en Ayotzinapa.

Nicolás Andrés, padre de Édgar, explica que su hijo recibió el balazo de un grupo armado en un segundo ataque, y no en el primero, porque ellos iban al auxilio de sus compañeros. Este balazo lamentablemente le destrozó el maxilar superior y la base de la nariz; casi pierde la vida.

Dichas fotografias tomadas por mandos del 27 confirman que los efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), adscritos al 27 Batallón de Infantería cercano a la demarcación donde los normalistas fueron atacados, tuvieron conocimiento de los hechos y “no intervinieron”.

Por tanto, queda de manifiesto la complicidad del Ejército Mexicano en el asesinato y desaparición de los normalistas, pues los militares tuvieron conocimiento de los hechos y no invervinieron por órdenes superiores. Se trata de una institución federal facultada para proteger y defender a los estudiantes del crimen organizado. No lo hizo.