Nueva informaci?n importante sobre el adiestramiento de soldados en la SOA/WHINSEC y su relaci?n a la violaci?n de los derechos humanos Print
En 1999, ante una presi?n p?blica cada vez mayor y ante las revelaciones p?blicas del uso de los ?manuales para la tortura,? la C?mara de Representantes de los Estados Unidos vot? 230-197 a favor de cerrar la Escuela de las Am?ricas (SOA, por su siglas en ingl?s) del ej?rcito de los EEUU. La SOA es un programa que invita a miembros seleccionados de los ej?rcitos latinoamericanos a Fort Benning, Georgia para participar en un entrenamiento militar especial. Despu?s de la votaci?n en el Congreso, el Departamento de Defensa (DoD, por sus siglas en ingl?s) lanz? una contra-campa?a y convenci? a los congresistas que la SOA ser?a reformada y que incluir?a cursos en temas de derechos humanos y democracia. El 17 de enero, 2001, se abri? el Instituto de Cooperaci?n para la Seguridad Hemisf?rica (WHISC o WHINSEC, por sus siglas en ingl?s). El instituto est? ubicado en exactamente las mismas instalaciones donde la SOA y con casi el mismo curr?culo.

El hecho de que la escuela haya modificado su nombre no cambia las preocupaciones de las organizaciones nacionales e internacionales de religiosos, veteranos, y activistas de derechos humanos sobre el entrenamiento que se ofrece en WHINSEC. Tampoco ha cambiado el comportamiento de los militares latinoamericanos cuando regresan a asumir de nuevo sus tareas militares en sus pa?ses de origen. Una reciente investigaci?n realizada por organizaciones acad?micas y de derechos humanos revela con mayor detalle que las supuestas reformas implementadas en el WHINSEC son cosm?ticas en el mejor de los casos; y que en los peores casos tienden a continuar el largo patr?n de apoyo para los que abusan los derechos humanos en Am?rica Latina. Los resultados del estudio fueron presentados en una carta escrita por el representante McGovern a sus colegas congresistas, invit?ndoles a presentar con ?l la Resoluci?n 1258 (HR 1258) en la C?mara de Representantes, pidiendo un cese de actividades en la SOA/WHINSEC y una investigaci?n de las verdaderas necesidades para adiestramiento en Am?rica Latina.

Punto 1: ?Ninguna de las razones fundamentales para cerrar la SOA han sido resueltas por medio de ponerle otro nombre a la instituci?n. No se han modificado ni los m?todos de adiestramiento, ni la supervisi?n, ni el record que la escuela tiene de graduar a oficiales militares que abusan los derechos humanos.?

El Comando de Adiestramiento y Doctrina del ej?rcito de EE.UU. (TRADOC, por sus siglas en ingl?s) en 1995 reconoci? que ?la publicidad negativa sobre la Escuela probablemente continuar?a y que el nuevo nombre para la escuela podr?a ser una forma apropiada de romper con el pasado.? O sea que, frente a la presi?n cada vez mayor de las organizaciones y del Congreso para cerrar la SOA, la respuesta del ej?rcito estadounidense fue de ver los se?alamientos serios como un simple problema de ?relaciones p?blicas? y de tratar de encubrir el problema. As? el ej?rcito ha podido mantener abierta a la SOA bajo un nuevo nombre sin nunca hacerse responsable por los primeros 50 a?os de su funcionamiento cuando m?s de 60,000 soldados fueron entrenados y cuando los graduados cometieron una incontable cantidad de violaciones a los derechos humanos al regresar a sus pa?ses de origen. Por esta raz?n, es importante establecer un grupo de trabajo conjunto (joint taskforce) en el Congreso para evaluar el entrenamiento prove?do al personal militar latinoamericano (tal como se estipula en HR 1258).

Punto 2: ?El hecho de que el ej?rcito de EEUU no trat? seriamente el historial de la SOA, siendo el aspecto m?s intensamente escudri?ado del adiestramiento de EEUU en Am?rica Latina, pone en duda la calidad y el enfoque de una vasta gama de otros programas de entrenamiento.?

Un an?lisis estad?stico reciente que sali? de la Universidad de Wisconsin-Madison ilumina este argumento. Con una muestra de 11,797 graduados de seis pa?ses latinoamericanos que asistieron la SOA entre 1960-2000, el estudio analiza la probabilidad de que los graduados cometieran alguna violaci?n de derechos humanos en base a diferentes variables; con en enfoque sobre la cantidad de veces que los estudiantes asistieron a la Escuela y el rango del estudiante. El estudio demostr? que:

  • La probabilidad de cometer una violaci?n aument? conforme al n?mero de cursos que el estudiante tom? de la SOA. (Rem?tase al gr?fico). A?n despu?s de tomar en cuenta ciertos variables (como el tipo de adiestramiento y la situaci?n de los pa?ses de origen), el estudio dedujo que los estudiantes que tomaron dos o m?s cursos en la SOA tienen un nivel de abusos cometidos casi cuatro veces mas elevado que el de los estudiantes que solo asistieron a un curso.


  • Los estudiantes que asistieron la SOA como oficiales tuvieron cuatro veces m?s probabilidad de cometer abusos que los soldados raso. Este hallazgo es importante dado que los voceros del ej?rcito y del DoD aseguran que las violaciones a los derechos humanos son resultado de una falta de entrenamiento adecuado y profesional.


  • El record de la SOA en cuanto a los derechos humanos no parece mejorar con el tiempo. Esto significa que ni el fin de la guerra fr?a, ni las reformas al curr?culo de la escuela (como fueron el dejar de usar ciertos manuales o el agregar cursos de derechos humanos) han podido disminuir los abusos de los graduados. Ya que las reformas del pasado no dan se?ales de haber funcionado, naturalmente se pregunta que tan efectivas van a ser las reformas actuales para poner fin a abusos similares.


Esto parece desmentir el argumento del ej?rcito que asegura que los abusadores de los derechos humanos son tan solo unas cuantas ?manzanas podridas? dentro de cada promoci?n de estudiantes. Sin embargo, lejos de ser un grupo de estudiantes al azar, las cifras muestran que los graduados con la m?s alta probabilidad de cometer cr?menes son precisamente los estudiantes que han tenido m?s adiestramiento en la SOA. Este hecho dificulta el esfuerzo de sostener que la violencia es resultado de una falta de adiestramiento y que los derechos humanos se mejorar?n inevitablemente con m?s entrenamiento al estilo SOA. De hecho, entre m?s adiestramiento reciben los soldados de la SOA, m?s abusivos se ponen hacia sus propios pueblos. Resultados como estos acent?an la necesidad de una evaluaci?n completa de la efectividad de todo el adiestramiento de seguridad impartido en Am?rica Latina.

Punto 3: Desafortunadamente, los abusos a los derechos humanos y los problemas en las relaciones c?vico-militares no han pasado a la historia en Am?rica Latina.?

WHINSEC sostiene que los soldados que solicitan entrada a la instituci?n tienen que pasar por un proceso riguroso de investigaci?n de antecedentes. En la pr?ctica, sin embargo, el proceso para investigar a los postulantes tiene serios defectos. Varios estudiantes con antecedentes criminales claramente documentados han vuelto a estudiar en WHINSEC. Algunos ejemplos son:

  • El Salvador: En 1983, el Coronel Francisco del Cid D?az (entonces un teniente) encabezaba una unidad que captur? a 16 residentes de la cooperativa Las Hojas de la Asociaci?n Nacional de Ind?genas. Los amarraron, los golpearon, y los fusilaron a quemarropa, tirando sus cuerpos en el r?o Cuyuapa. Esta masacre es muy conocida y es citada varias veces en los Informes Anuales de Derechos Humanos por Pa?s del DoD durante la d?cada de los 1980. El caso tambi?n fue investigado e incluido en el informe final de la Comisi?n de la Verdad de la ONU establecida bajo los Acuerdos de Paz de El Salvador. La Corte Suprema de El Salvador concedi? una amnist?a a todos los acusados, pero en 1993, el informe de la Comisi?n de la Verdad asever? que el Coronel del Cid D?az y los otros oficiales de rango presentes en la masacre dieron los ?rdenes de fusilamiento. El informe recomend? que el gobierno salvadore?o procesara legalmente a los oficiales involucrados. En vez de ser enjuiciado, sin embargo, el Coronel del Cid D?az estuvo en WHINSEC en 2003. Tambi?n particip? en cursos de la SOA en 1988 y 1991.


  • Bolivia: En 1997, el Capit?n Filmann Urzagaste Rodr?guez fue uno de los responsables por el secuestro y la tortura de Waldo Albarrac?n, el entonces director de la Asamblea Popular de Derechos Humanos de Bolivia y ahora el Procurador de Derechos Humanos en ese pa?s. En 1999 la comisi?n encargada de investigar el caso en la C?mara de Diputados de Bolivia, traslad? el caso, junto con todas las pruebas, a las cortes ordinarias para mayor investigaci?n y acci?n judicial. El caso tambi?n fue parte de una muy conocida petici?n a la Comisi?n Interamericana de Derechos Humanos (que todav?a no ha sido resuelta). En 2002, Urzagaste Rodr?guez, ahora con rango de mayor, particip? en el Curso de Comando y Estado Mayor para Oficiales, un curso de 49 semanas de mucho prestigio en WHINSEC.


  • Colombia: Tres oficiales de polic?a colombianos bajo investigaci?n por el uso personal de fondos destinados a combatir el narcotr?fico estuvieron tomando cursos en WHINSEC en el mismo momento que la investigaci?n contra ellos proced?a. En junio 2002, a petici?n del gobierno EE.UU., la Oficina del Fiscal General de Colombia abri? una investigaci?n disciplinaria sobre las presuntas actividades de corrupci?n por miembros de la Polic?a Nacional Colombiana, incluyendo al Capit?n Dar?o Sierro Chapeta, al Teniente Coronel Francisco Patino Fonseca, y al Capit?n Lu?s Benavides Guancha. En 2002, Sierro Chapeta tom? el Curso de Inteligencia para Oficiales y Patino Fonseca tom? el prestigioso Curso de Comando y Estado Mayor para Oficiales. Benavides Guancha estuvo en WHINSEC durante 18 semanas en 2003, tomando el Curso de Especializaci?n para Capitanes (No se ha determinado todav?a si los tres fueron formalmente acusados antes, durante, o despu?s de su admisi?n en WHINSEC).


El hecho de que conocidos violadores de derechos humanos y oficiales se?alados por corrupci?n sean admitidos como estudiantes en una instituci?n que se jacta de su ?proceso meticuloso de investigaci?n de antecedentes? que supuestamente asegura que los estudiantes sean ?ciudadanos que respetan la ley? socava el argumento que WHINSEC ense?a a respetar los derechos humanos. Al contrario, estos casos se pueden interpretar de la siguiente manera: WHINSEC, o m?s bien el ej?rcito de los EEUU, est? premiando a los violadores de derechos humanos con el honor de estudiar en los Estados Unidos.