Honduras: Audiencia contra el ex oficial de inteligencia militar por el asesinato de Berta Cáceres

Hoy, 10 de octubre de 2019, habrá una audiencia en el caso contra el ex oficial de inteligencia militar hondureño Roberto David Castillo Mejía por el asesinato de Berta Cáceres, líder de los movimientos indígenas y sociales. El resultado de esta audiencia decidirá si Castillo, el único autor intelectual acusado hasta la fecha por el asesinato de Berta, será juzgado o no. Castillo es el presidente de la Junta y CEO de la empresa hondureña DESA que estaba tratando de construir el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca en el río Gualcarque, al que se opuso Cáceres. 


El mes pasado, School of the Americas Watch (SOAW), la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala, la Plataforma Internacional contra la Impunidad, la Fundación del Debido Proceso Legal y Robert F. Kennedy Human Rights publicaron un extenso informe con el perfil de Castillo, titulado “Violencia, corrupción e impunidad en la industria energética hondureña”.
 

El informe describe la evidencia admitida en el juicio de 2018 contra las primeras siete personas condenadas por el asesinato de Berta Cáceres, que proporciona información significativa sobre cómo se planeó y ejecutó el asesinato de Cáceres. Los datos telefónicos y otras pruebas dejan en claro que el graduado de la Escuela de las Américas (SOA en sus siglas en inglés) Douglas Bustillo, un ex empleado de Castillo como jefe de seguridad de DESA, coordinó con el ex soldado Henry Hernández para llevar a cabo el asesinato y que su motivo era financiero; les iban a pagar. Hernández fue condenado por su papel como cabecilla del grupo de sicarios que ejecutó el asesinato de Cáceres y Bustillo también fue condenado, habiendo desempeñado el papel de intermediario. El compañero de posgrado de SOA, el mayor del ejército Mariano Díaz también participó en las coordinaciones y también fue condenado; una de sus líneas telefónicas había sido interceptada por las autoridades durante la planificación del asesinato porque estaba bajo investigación por tráfico de drogas y secuestro.

La evidencia sugiere que durante la planificación del asesinato, Bustillo fue un intermediario que se comunicó con su antiguo jefe, Roberto David Castillo, y con Díaz y Hernández. Por ejemplo, el 5 de febrero de 2016 tuvo lugar el primer intento de asesinato de Cáceres. Ese día, Castillo envió un mensaje de Whatsapp a Bustillo recordándole que “recuerde los accidentes y la escena” (el mensaje original; las citas y todas las notas están disponibles en el informe en inglés). Bustillo se reunió con Hernández en la ciudad hondureña de Siguatepeque para prepararse para el intento de asesinato, proporcionándole una pistola y accediendo a fotos de Cáceres en su teléfono celular. Hernández luego viajó a La Esperanza, aparentemente acompañado por una segunda persona no identificada. Sin embargo, más tarde esa noche le informó a Díaz que no podían llevar a cabo el asesinato, lo que indica que había mucha gente en la casa de Cáceres. 

A la mañana siguiente, Hernández confirmó a Díaz que habían estado en la escena y concluyó que necesitarían un automóvil y un plan diferente para el próximo intento de llevar a cabo el asesinato. Luego, Hernández habló con Bustillo cuatro veces, luego de lo cual Bustillo escribió un mensaje de Whatsapp a Castillo informándole que la misión había sido abortada y que esperaría lo que Castillo había dicho porque no tenía más dinero para logística. Bustillo repitió que necesitaba lo que Castillo iba a presupuestar para logística. Castillo respondió: “Copiado, misión abortada”. 

Los mensajes de Whatsapp entre Castillo y Bustillo indican que el 29 de febrero de 2016, coordinaron una reunión para la mañana siguiente, 1 de marzo de 2016, para que Castillo pudiera proporcionarle dinero a Bustillo. El 2 de marzo de 2016, los hombres que ingresaron a la casa de Berta Cáceres le dispararon fatalmente y le dispararon e hirieron a Gustavo Castro entre las 11: 30-11: 40 pm. Poco después de la ejecución del asesinato, Hernández envió un mensaje de texto a Bustillo. Horas después, según informes de la compañía telefónica, Bustillo salió de Tegucigalpa y viajó hacia el norte al departamento de Cortés, comunicándose con Hernández en el camino, presumiblemente para entregar el dinero prometido a los sicarios. Mientras estaba en Cortes, Bustillo se comunicó con Castillo a través de una llamada telefónica y un mensaje de texto. 

El informe  “Violencia, corrupción e impunidad en la industria energética hondureña” también detalla pruebas telefónicas y otras pruebas admitidas en el juicio de 2018 que sugieren un patrón de abusos de derechos humanos y corrupción por parte de Castillo y otros en DESA, especialmente cuando intentaron neutralizar a Berta Cáceres y la oposición de COPINH al Proyecto Agua Zarca. La información extraída de los teléfonos de Bustillo y Sergio Rodríguez, Gerente Social, Ambiental y de Comunicaciones de DESA, así como las conversaciones telefónicas interceptadas, sugieren que los ejecutivos y empleados de DESA intentaron monitorear y neutralizar a Berta Cáceres y COPINH utilizando informantes pagados. Estos informantes afirmaron ser miembros de COPINH, pero en secreto proporcionaron a DESA información sobre los planes y actividades de Berta Cáceres y COPINH. 

La evidencia admitida en el juicio también sugiere que los ejecutivos, directores y empleados de DESA, incluidos Castillo y aquellos bajo su supervisión, obtuvieron el apoyo de las fuerzas de seguridad hondureñas y los operadores de justicia. La evidencia sugiere que utilizaron sus contactos con funcionarios del gobierno para garantizar que la policía y los militares se desplegaran en el área del Proyecto Agua Zarca, y las fuerzas de seguridad a menudo estaban a disposición de DESA en sus esfuerzos por neutralizar a la oposición al proyecto. Esto incluye la unidad de fuerzas de policía especial entrenada en los Estados Unidos conocida como TIGRES. 

Castillo no solo está acusado del asesinato de Berta Cáceres, sino que también ha sido acusado de fraude y uso de documentos falsos relacionados con los permisos para el Proyecto Agua Zarca. Castillo trabajó para la empresa energética estatal hondureña ENEE cuando firmó el contrato con DESA para vender energía a ENEE del Proyecto Agua Zarca. Además, el Tribunal Superior de Auditores de Honduras descubrió que Castillo había recibido ilegalmente un doble salario de las Fuerzas Armadas y la ENEE y que otra compañía de su equipo vendió a las Fuerzas Armadas a precios inflados. Para más detalles, lea el informe en inglés completo aquí: http://www.soaw.org/wp-content/uploads/2019/08/Violence-Corruption-Impunity-A-Profile-of-Roberto-David-Castillo.pdf

SOA Watch

(Foto: COPINH – https://copinh.org)